Calinda

Calinda estaba lejos

de la tierra en que nació, 

llevaba una crucecita 

que su mamá le dió.

Ella se paseaba triste

por los muros del dolor, 

hasta que un día un gitano

su mala suerte le cambió

 

Con conjuro y un viejo hechizo

que 7 horas duro,

prendería una veladora

cada noche de pasión,

él le quitó el crucifijo 

y a los ojos la miró !Le dijo!

"éste me lo quedo yo

como muestra del dolor."

 

Ayy cuantas noches lloró

caminando por los muros del dolor

Ayy cuantas noches rogó

para que su vida cambiara de color.

 

Calinda volvió a su casa

con la mano al corazón 

prendería una veladora

cada noche de pasión.

Ella siguió los consejos 

que ese brujo le ofreció

y al poco poquito rato 

su mala suerte se esfumo

 

Ayy cuantas noches gozó

olvidando los muros del dolor

Ayy cuantas noches gritó

mirando a la luna llena ella sonrió

 

Calinda cambio su suerte 

hasta que un día regresó,

hasta su patria querida

a la que siempre le lloró. 

 

Sus ojos miraron

muerte, lucha, guerra y decepción

y se marchó para siempre

para siempre se marchó. 

 

Ayy cuantas noches lloró

por la pena de ese amargo adios

Ayy cuantas noches gritó

rogando a la luna llena suplicó y

Ayy cuantas noches gozó

mirando a la luna llena ella sonrió

Ayy en su adios encontró

todo aquello que ella

que ella buscó.

Contact

 

contact@losfuegos.dk

Tlf: +45 27 50 06 11